Atar y Desatar - Mateo 18:18

“De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en él cielo.” (Reina-Valera 1960) Por ser criado en una iglesia evangélico, durante la invitación, nos citaron este versículo para decir que podemos atar a Sátanas y sus demonios, evitando que ellos causaran caós en nuestras vidas y en las vidas de los demás. Decíamos, “¡Atamos aquel demonio en el nombre de Jesus!” Utilizamos a este versículo para comprobar que Dios nos ha dado la autoridad en el nombre de Jesús, para atar a Satanás y quitarle de su poder aquí en la tierra. Pues, una cosa que yo nunca podía entender fue por que tuvimos que constantamente atarlo vez trás vez. De alguna manera, nuestro acto de atar siempre fue deshecho porque el diablo siempre seguía deatandose. ¿Tal vez fue porque hemos malinterpretado esta escritua igual como hemos hecho con muchas otras? ¿Que es lo que quería decir Yashua (el nombre Hebrea por Jesucristo) cuando el habló acerca de atar y desatar? Para entender este frase, es necesario tener un entendimiento mayor del transfondo Judaico y la cultura del primer siglo. ¿Exactamente sobre cual cosa dió Yeshua autoridad a los discípulos de atar y desatar? Primeramente, examinemos la escritura en el contexto de las escrituras alrededor. A leer: Mateo 18:15-20: “Por tanto, si tu hermano peca contra tí, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. Más si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentíl y publicano. De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo. Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.”

Hazte cuenta que Yeshua dijo esto después de darles instrucciones acerca de una hermano que habia pecado en contra un otro hermano. Primeramente, la persona ha de acercarse solo al hermano quien había ofendido, tratando a corregir al problema. Si este no funciona, el debe tomar uno o dos testigos y intentar otra vez a arreglar al problema con el hermano. Si esto no funciona, deben de llevar al hermano quien cometió la ofensa ante la congregación o iglesia para ser juzgado por su mal acción. Por medio de esas instrucciones, debemos de ver que el “atar y desatar” tiene que ver con una asunto legal y no tiene nada que ver con una guerra espiritual de atar y desatar a Satanás. Yeshua explica que la persona debe incluir una o dos personas más para que “en boca de dos o tres testigos se mantendrá la acusación.” Este es tomado de Deuteronomio 19:15. Otra vez, ese se involucra un proceso legal judicial, o en este caso, una decisión del liderazgo de una congregación. En la sistema judicial Judio, por lo menos 3 jueces tenía que ser presente para hacer un juicio. La mayoria tenia que estar de acuerdo con el juicio o la decisión. Entonces, dos de los jueces tenia que concurrir para sentenciar a alguien. Entonces, los que estaban presente con Yeshua hubieran entendido lo que El estaba diciendo cuando dijo, “si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pedieren.” El se refería a una mayoria de jueces estando de acuerdo de un juicio de un individuo adentro de una congregación. A diferencia de lo que practican la mayoria de las congregaciones el dia de hoy; es biblico juzgar a los miembros revoltosos o rebeldes adentro de la asemblea. En Hebrea, los términos “atar y desatar” quieren decir prohibir y permitir. Con este en mente, la escritura en Mateo 18:18 debe leer así, “De cierto os digo que todo lo que prohibieréis en la tierra será prohibido en el cielo; y todo lo que permitieréis en la tierra, será permitido en el cielo.” Entonces, la interpretación correcto de esta escritura será que si un hermano o una hermana adentro de la congregación se niega a arrepentirse de hacer mal, la iglesia debe de “prohibir” la persona de compañerismo o miembresia. Pero, si el hermano o hermana se arrepentiera, el serán “permitido” a mantenerse en afiliación o

miembresia en la congregación. Yeshua dice que la decisión tomado por las autoridades propios será reconocido en el cielo. Debemos de ver a través de ese ejemplo que siempre es importante a citar e utilizar las escrituras adentro de su propio contexto. Para entender aquel contexto, debemos estudiar el contexto de la escritura y la cultura Judia de lo cual fue escrito. Yeshua (Jesucristo) nunca dio a sus discípulos el poder para “atar” a Satanás. ¿Si fuera asi, como puede el siempre desatarse? No, Yeshua dio a sus discípulos la misma autoridad que su Padre ya le habia dado a él en el Antiguo Testamento (Los Judios lo llaman el “TaNaKh”); lo cual fue la autoridad a juzgar legalmente los asuntos adentro de la congregación. Cuando las cosas son juzgado correctamente, como es descrito en las Escrituras Sagradas, entonces Dios, reconocerá desde el cielo, a las decisiones hechas aquí en la tierra.


Por Leisa Baysinger / Traducida en Español por Brian Barrios

Recent Posts

See All

© 2016 by Leisa Baysinger.  

  • YouTube Social  Icon
  • Facebook Social Icon